Aquí no hay quien viva: 3x27

Érase unas tragaperras

La comunidad obliga a Mauri a seguir siendo presidente y, para cobrar las cuotas pendientes que debe Concha, instala una máquina tragaperras. Efectivamente, Concha, Vicenta y Marisa agotan sus pensiones en la máquina, pero Isabel también caerá en el juego. Por otra parte, Lucía y Carlos siguen con los preparativos de boda.

Aquí no hay quien viva: 3×27
May. 18, 2005

Deja un comentario

Nombre *
Añadir un nombre para mostrar
Correo electrónico *
Tu correo electrónico no será publicado
Sitio Web